Dar de alta web
Puntúa este post

Cosas a evitar al dar de alta una web

Cuando decidimos dar de alta una web debemos pensar en el posicionamiento web que podemos conseguir y cómo mejorarlo. Para ello, nada mejor que hacer una optimización de web, bajo los criterios SEO, que tras dar de alta la web nos proporcione un buen posicionamiento inicial.

Dentro de las opiniones sobre posicionamiento eficaz que podemos encontrar en los distintos foros, en general vemos que el SEO es la mejor manera de relacionar posicionamiento y buscadores y que hacer una optimización de web con SEO nos ayuda a conseguir un posicionamiento mejor. Además, actualmente ninguna promoción de web parte de cero, por lo que perderíamos competitividad sin damos el alta de página web sin SEO.

Ahora bien, no todo lo que hagamos redunda en una mejora del posicionamiento. Algunas de las acciones o decisiones que tomamos sobre nuestra web pueden mejorar o incluso empeorar el posicionamiento que tenemos. Existen más de 200 variables en las que Google se fija para decidir el posicionamiento de una web. Muchas de ellas son parámetros referentes al dominio, al servidor donde se aloja la página web, a la estructura de la página, a los enlaces internos…

probablemente no seamos capaces de controlar muchas de ellas, razón por la cual puede que necesitemos la ayuda de un experto en SEO.

Pero lo que sí está claro es que muchos otros de esos parámetros se refieren a decisiones que nosotros sí podemos tomar, como la elección de palabras clave, los enlaces salientes, los enlaces entrantes o las penalizaciones.

Si nos centramos en estas últimas, los parámetros que se toman en cuenta (siempre bajo la óptica del SEO ya que no somos los creadores de Google), son las siguientes:

1.- Las palabras clave: abuso. El llenar el texto con palabras clave es una técnica muy antigua que se usaba en los primeros tiempos del buscador. Evidentemente, después de tanto tiempo el algoritmo ha cambiado para entender que es un abuso penalizable.

2.- Comprar enlaces y vender enlaces. Podemos sentirnos tentados a ello. Pero, tengámoslo claro, es una base para ser penalizados.

3.- Ser catalogados como spam en foros, en comentarios… si otros nos llaman spam, Google también.

4.- Historial de penalizaciones pasadas. Tanto del dueño del dominio, como de otros dominios que tenga el dueño y del propietario.

5.- Contenido duplicado y textos ocultos. Google desea tener contenidos novedosos y obviamente ocultar texto es otro intento de engañar al buscador.

6.- Redirecciones erróneas. Sobre todo, cuando acaban en error 401. El robot del buscador pierde mucho tiempo y con todas las páginas que debe rastrear no tiene tiempo que perder.

Con todo esto en mente, cuando tengamos que dar de alta la web podemos intentar evitar algunos de estos puntos y así conseguir un buen posicionamiento inicial sobre el que podamos trabajar.

[shortcode-variables slug=”asesor”]